¿Cómo encontrar a nuestra pareja indicada?

¿Cómo encontrar a mi media naranja?, ¿Cómo encontrar a mi costilla?, ¿Cómo encontrar a mi alma gemela?, ¿Cómo encontrar a la persona indicada para formar una familia?

Hay dos maneras de encontrar a nuestra pareja indicada (o perfecta como le llaman algunos) para que sea nuestra novia/prometida/esposa (o novio/prometido/esposo, en el caso de las mujeres):
  • Una manera es según el mundo
  • La otra es, según a la manera bíblica que viene de la Voluntad de Dios.
Algunos se preguntan, ¿Debería un cristiano buscar un esposo o esposa? o ¿Debería esperar en Dios a que Él me mande a mi vida la pareja indicada según Sus designios?

El mundo (i. e., las ideas seculares) te dice, ' ve y busca un esposo o esposa '. Enseña y le brinda todo lo que necesita saber en cuanto a maneras de seducción, cortejo, conquista, etc..., pero no promete ni garantiza un compañero celestial indicado cuasi-perfecto.

En el momento adecuado,  Dios hace algo que te hace darte cuenta de que estás solo y necesitas una pareja, dicho de otro modo, Dios dispara tus hormonas en el cuerpo, o como Adán te da una tarea que realizar, para que te des cuenta de que necesitas una pareja del sexo opuesto. Llega un momento para cada persona cuando se da cuenta de que necesita un esposo o esposa. No nos sentimos solos ni nos damos cuenta de que necesitamos un  esposo o esposa hasta que Dios nos dé la necesidad, ya que si te pones a analizar, cuando fuiste creado y puesto en el mundo (siendo un niño o pre-adolescente), no te sentiste solo en necesidad de un esposo o esposa.

No hay razón para desesperarse, incluso antes de que fueras creado, Dios sabía que no es bueno para ti estar solo y está en el proceso de hacerte comprender tu soledad. Es por ello que, después de darte cuenta de que te empiezas a sentir solo y que necesitas una pareja (sea en principio por necesidad de copular o de comenzar un proyecto de vida), Dios crea una para ti haciéndote "dormir" y toma tu costilla.

Cuando te sientas solo y necesites un esposo o una esposa, no vayas a buscar sino ¡duerme!. Muchas personas no obedecen a Dios en este punto y Dios los entrega a su necedad (haciendo Él uso de Su Voluntad Permisiva). Salir a buscar o encontrar a su ayudante es impío; no bíblico

Dios no obliga al hombre a dormir o no, esa es tu decisión, pero Dios te dirá " duerme". El momento en que duermes como Adán, es el momento en que Dios crea tu pareja exacta.

Dormir significa que no vas a buscar o actuar de todos modos, sino que dejas que tu mente (alma) y tu cuerpo duerman sobre este tema.

Al dormir (i. e., esperar como si nada), le permite a Dios hacer su creación, lo cual comenzó y lo logrará al darle a su esposo o esposa celestial exactamente en el momento y lugar correctos.

Dios no le dijo a Adán ' busca, ve a buscar '.

Si a Adán se le permitiera encontrar, ¿con qué podría salir como ayudante, compañero, compañero? Un mono, un mono, un gorila, una vaca, una cabra; derecho un animal

Cuando sales a buscar un ayudante, un compañero, una pareja, un esposo o una esposa, sin permitir que Dios te cree uno, sales con un animal (una persona que no es espiritual ni razona bíblicamente tal como nosotros deberíamos ser)

Muchas personas, incluso los cristianos, han desobedecido a Dios porque la pareja que salimos a buscar y finalmente encontramos, no es precisamente la *costilla que Dios nos tenía preparada para complementarnos, y regularmente terminamos saliendo con un *animal y nos casamos con un animal (persona que se deja llevar por sus impulsos antes que buscar la dirección Divina).

Es Dios quien trae la combinación perfecta a tu vida, con la pareja que Él ha creado para ti mientras duermes (o sea, mientras sigues muy despierto en tu vida espiritual centrada solamente en Su Voluntad).
Fíate de YHWH de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. 
(Proverbios 3: 5-6, Versión Reina-Valera 1960)
Si nos gusta alguien, lo primero, lo primerísimo que debemos hacer antes de confesarselo a ella (o a él en el caso de las mujeres) es preguntarle al Señor que si esa persona es la indicada para ti, no hagas ningún tipo de movimiento hasta que Dios te de una respuesta sea cual sea. Por más bonita que ella te parezca o por muy codiciada que esté en ese momento por otros, por mucha competencia que pudieras tener...

¿Cómo saber si esa persona es la indicada para mí?

Evaluándola. ¿Cómo? Pues, notando no solamente sus virtudes sino también sus posibles defectos emocionales, ya que en la etapa de noviazgo hay personas que suelen fingir un comportamiento dócil y humilde para ser elegido como futuro cónyuge. Hay veces que algunos suelen ser hipócritas para atrapar a la persona que le gusta. Por este motivo, lo mejor es probar a dicha persona con solo observar su comportamiento en situaciones ultra-difíciles.


  • ¿Cómo reacciona ante situaciones bajo presión?, ¿Tranquilo, neutral, positivo, negativo, implosivo, agresivo?
  • ¿Cómo suele dar una solución o posible resolución a determinado problema que se le presenta?
  • ¿Cómo trata a su familia, amigos, conocidos y a ti en estas situaciones?
  • ¿Es celoso moderado, compulsivo o calmado que confía en ti o indiferente?

Si a una persona lo pruebas con solo ver sus cualidades, siempre será la persona de tus sueños y si algún día se casan, y denota una actitud diferente, dicha persona podría desilusionarte completamente. Por ello es ver sus posibles defectos. Sí aún así, después de ver sus defectos, todavía sientes algo por él o ella, ¡Adelante!, ¡Ya es tu decisión!, ¡Al fin ya lo conociste y aceptaste como era realmente!

Para probar si una *joya (persona) es de *oro (la ideal), se le prueba con *fuego (viendo su comportamiento en situaciones adversas), no con *agua dulce (no solo viéndolo actuar en situaciones cómodas). Allí se verá realmente si es oro puro. Ya si pasa la prueba de fuego, lo demás es ganancia.

Muchos preguntan:

Me gusta mucho una chica que tiene novio, ¿Me es lícito luchar por ella?, ¿Puedo quitársela a su novio?
Uno debería de seguir la Regla de Oro, tratar a los demás como uno quisiera ser tratado (San Mateo 7:12), si le faltas el respeto a su novio al coquetear con ella y finalmente se la robas y la conquistas. ¿Quién te garantiza que ella no hará lo mismo cuando otro más guapo que tú venga y también te falte al respeto e intente robarte la bajo el argumento de que él si podría hacerla mucho más feliz y que el podría darle lo que tú no puedes y que él se crea la versión ultramejorada de ti. Así que, cómo dice también un libro Deuterocanónico por ahí: "...no hagas a nadie lo que no te gustaría que te hagan a ti". (Tobías cap. IV: vers. XV).

Además, sería necesario identificar si la atracción que se siente por dicha persona es amor verdadero (gr. Agapē) o un simple encaprichamiento (gr. Erōs).

¿Puedo usar técnicas subliminales o feromonas para que ella me desee y yo le sea atractivo poco a poco y de esa forma, no ofendería a nadie? Pues, si ella se fija en mí, es que realmente no ama lo suficiente a su novio y si no lo ama, pues mejor que dejé de estar fingiendo con él...
Sería cómo hacer un abismo entre robar y hurtar, de todas formas habría un ladrón de corazón (cariño).

El que quiera atraer el cariño de la mujer en cuestión sería como el tentador, un mini-satán, probando a ver la fidelidad de dicha persona hasta que caiga en tentación... Lo mismo, ¿Te gustaría que otro hombre te evaluara y tentara a tu novia para ver si realmente te ama y en cuanto viera un mínimo margen de error en su noviazgo, ¡Zas!, ¡Al ataque sin compasión!...

Una obsesión por querer arrebatarle la novia a alguien puede a veces llevarnos a cometer locuras de las cuales más tarde podríamos arrepentirnos y traernos consecuencias serias. (Cf. 2ª. Samuel 11)

¿Qué pasa si una chica me gusta tanto y ella como que me da chance (oportunidad) de cortejarla y por no hablarle, me la gana otro más atrevido que yo?

Cuando Dios te va a dar alguien, nadie te la va a quitar o ganar. Lo que es para ti, es para ti y así será porque las cosas o personas que Dios ha destinado para ti, nadie se las puede arrebatar a Él de sus manos, a menos que Él mismo en su Voluntad Permisiva lo permitiera. Ahora si la otra persona decide andar de novia con otro que no eres tú, entonces nunca fue para ti, no tienes que complicarte la vida por eso. No puedes pelear con la Vida, pues si la Voluntad Permisiva de Dios lo permitió por algo será.

¡Pero...!, no necesariamente va a llegar la persona que te gusta y te va a decir: Hola, soy la mujer indicada para ti, casémonos...

¡Obvio no así precisamente!, Obvio tiene que haber palabras románticas y sinceras de por medio, de lo contrario es como ir a solicitar un trabajo y no dar todo el potencial de uno mismo... Podrá ser el empleo perfecto, muy bien remunerado pero si uno no le pone énfasis y empeño en la entrevista, el trabajo de tus sueños no lo obtendrás, y luego, ni a quien culpar de tus malas decisiones... Es como si hubieras minuspreciado el trabajo, rechazando la bendición de Dios.

Lo mismo pasa en el amor, si ha llegado la mujer ideal y no supiste hablarle por timidez y ella te dio muchos chances, pues ahí... La culpa ya sería tuya... Y lamentablemente, aunque haya llegado la mujer de tus sueños, no le supiste hablar o luchar por ella, pues, podrías terminar casándote con otra mujer que no era la indicada para ti... Y todo por no por la voz de Dios a tiempo y no actuar conforme a la situación.

Algunos impíos suelen preguntar:

Me gusta tanto una mujer, ¿Por qué no usar un amarre espiritual (mediante un hechicero) para conquistarla?, Ya que por las buenas no se puede, pues la quiero conseguir de otra forma, que sea rápida y segura?
Para empezar, hay varios factores malos en este asunto:
  • Satanismo: Los amarres o consultar a un brujo para atrapar a una persona para que sea nuestra pareja (temporal o permanentemente) es antibíblico y altamente condenado. La paga de este pecado terrible es el infierno mismo.
  • Obsesión/Idolatría: Uno ve inalcanzable a una mujer, se obsesiona tanto con ella que ya ha llegado a ocupar el lugar de Dios en el corazón del hombre. Y al ocupar una persona o cosa el lugar que le corresponde a Dios, se pierde el uso de la razón y da lugar a comportamientos satánicos como el recurrir a trampas del enemigo. Absolutamente reprobable.
  • Violación de su libre albedrío/Voluntad personal: Si Dios que es Santo y Digno no obliga a nadie a aceptar cosas que el corazón no desea creer, ¿Por qué un ser humano mortal tendría que ser tan abusivo para querer obligar a cambiar de pensamientos por medio de actividad demoníaca a una persona inocente. Reprobable espiritualmente hablando.
  • Egoísmo: Se está pensando en el bienestar propio más que en el de ella, pues, siendo honestos, supongamos que fuera cierto eso de los amarres y que supuestamente estuviesen permitidos por así decirlo: Cual sería la intensión original de estos en la mente del interesado, ¿Obtenerla solamente por el deseo de tener relaciones sexuales con ella?, ¿Hipnotizarla para saciar los peores instintos?, ¡Increíble la maldad en verdad de los que piensan así!

Otros (-as) preguntan:

Ahora, ya estoy casado con la mujer indicada (u hombre ideal en el caso de las mujeres), ¿Por qué aún así me sigo sintiendo vacío?... ¿Qué le falta a mi matrimonio para vivir al 100% sin pleitos, celos, contiendas, malos entendidos, etc...?

Los motivos de un vacío en uno, ya después de estar casado se debe a algunos de los siguientes factores:

  • Darse cuenta que quizás no era la persona ideal con la cual formar una familia, pese a estar repitiendo y afirmando lo contrario durante el noviazgo en el cual, ambos eran unos lindos románticos, alegres, humildes y serviciales tortolos.
  • En el supuesto caso de que, uno tenga a su princesa (o príncipe, en el caso de las mujeres) a su lado y cuya vida matrimonial es casi perfecta, no hay pleitos, no nada de contiendas por el estilo, si aún así alguno de los dos se sienten vacíos, es porque falta la presencia de Dios en sus vidas. Recordemos que pareja perfecta no existe. Dios, a propósito nos creó con la necesidad de requerir de su presencia, aún cuando contemos con una pareja perfecta a nuestros ojos y una familia intachable. Se imagina Usted si nuestra pareja fuera perfecta al 100%, no querríamos necesitar no depender de Dios para nada en ningún aspecto de nuestra limitada vida terrenal. Creeríamos ciegamente que con contar con la pareja es más que suficiente y eso sería idolatría. Por eso el matrimonio perfecto es: hombre indicado (ideal) + mujer indicada (ideal) + presencia de Dios en sus vidas; ésta comunión hace el matrimonio perfecto. Estando Dios, todo es perfecto, al 100%.

Fuentes bibliográficas
_________________
  • How to Find Husband or Wife God’s way. Joshua Munguti de Christian Truth Center. Disponible en el sitio web: https://www.christiantruthcenter.com/finding-a-match-partner-husband-or-wife-the-gods-way/
  • Me gusta alguien, ¿Que hago? El Versículo del Día. Disponible en el sitio web: https://www.elversiculodeldia.com/me-gusta-alguien-que-hago/
Créditos de fotos e imágenes
________________________
  • Qué flores elegir, según la estación del año en la que se casan. Disponible en el sitio web: https://www.matrimonios.cl/articulos/las-flores-favoritas-de-la-decoracion-de-matrimonios--c5552