Muerte prematura de la gente buena

¿Por qué a veces la gente buena muere muy joven?, ¿Por qué los justos mueren antes de llegar a una edad madura o a la vejez?, ¿Por qué hay gente buena que muere antes de tiempo y hay malos que viven muchos años?

Isaías 57:1-2 da la respuesta a esta interrogante.

¿Por qué no mejor Dios dejó a esa persona vivir muchos años para que siguiera influenciándonos con su bondad y así alumbrarnos?, ¿Por qué a fuerzas se lo tenía que llevar?

Para empezar, con esta mentalidad estamos queriendo hacer nuestro capricho y no aceptar la Voluntad de Dios, es como si dijéramos: ¿Por qué Dios no elimina al diablo y asunto arreglado?, O ¿Por qué Dios no nos hace millonarios a todos los seres humanos y felices para siempre?...

Hay un plan de Vida y de salvación, y ello depende de la Voluntad de Dios, no del corazón ignorante, rebelde y caprichoso del ser humano.

Todos en esta vida tenemos una misión que cumplir, las personas justas no necesitan de muchos años para cumplir su misión, es allí cuando sus espíritus se sienten liberados para volver a la fuente de Vida: Dios. Y sus almas, disfrutan del deleite al haber nacido de nuevo y haber usado su don para llevar a cabo una determinada obra que se le haya encomendado.

Además, Dios en su infalible Sabiduría, interviene a tiempo de una u otra manera en la vida del justo para impedir que el mal corrompiera su testimonio intachable y manchase su alma, lo cual pudiera impedirle el acceso a Su gloria.

¿Por qué el oro es tan caro?, ¿Por qué el cobre tan barato frente al oro?
Porque el oro es más apreciado, y las personas que valen oro están dónde deben estar, en un lugar donde haya joyas de igual o más valor, no dentro de un mundo terrenal pasajero corrupto fantasioso que pudiera manchar dicha joya.

Esta es una prueba más de que hay una vida eterna más allá de esta vida física terrenal. Nuestra vida no se limita a máximo 123 años aquí, ¡No!, Nuestra verdadera vida está en las Moradas Celestiales. En su determinado momento, nos volveremos a reunir con esas almas justas y ya no habrá más separación ni vacío emocional.

Pero, ¿Qué será de nosotros los que hemos quedado desamparados por esa persona buena que falleció?, Nosotros dependiamos de ella al 100%...

Quizás esta declaración pudiera sonar como reclamo o hacer parecer a Dios como el malo en determinada situación en la que estemos sufriendo, pero debemos tener en mente que todas las cosas que nos pasen son para bien.

Dios en su Palabra dice: aunque mi madre y mi padre me dejarán, con todo YHWH me recogerá... (Salmos 27:10)

Dios siempre proveerá de una u otra forma.
(San Mateo 6:25-34)
(Filipenses 4:6)

Con la partida del justo, se crean circunstancias que no hacen más fuertes en la vida para afrontar retos y así cumplir nuestra misión. Todas las circunstancias se van acomodando y comprendiendo con el tiempo. Por algo pasan las cosas, nada es casualidad en las manos y Voluntad de Dios.