El trabajo


El trabajo es una actividad socioeconómica necesaria que es realizada mediante ciertos roles de individuos dentro de una sociedad para conseguir un determinado fin. El trabajo tiene su origen en sí, en el Jardín de Edén, cuando Dios le da la capacidad  a Adán, de ejercer dominio sobre todo lo disponible en el Paraíso. Ese ya era un trabajo a realizar. Pero, debido a la caída de Adán y Eva, el trabajo se volvió para nosotros los seres humanos, más difícil de que debía ser. Dicho de otro modo, trabajo sí había pero fácil, ya con la caída se puso más dura la situación.

Roles

Dios ha dotado de talentos a creyentes y a no creyentes para ayudar a otras personas a realizar o llevar a cabo una obra específica (trabajo en determinada misión) acorde a la función que el interesado desea llevar a cabo o solucionar. Es por ello que existen profesiones u oficios, ya que todos en esta vida terrenal pasajera debemos trabajar para subsistir. De la misma forma en que nuestro Dios vivo quiso compartir vida (aliento) en nosotros (siendo de carne, huesos y sangre), así también quiso compartir talentos para llevar a cabo una determinada función en este mundo.

Profesiones
Médico, profesor, abogado, contador público, etc...

Oficios
Carpintero, panadero, carnicero, etc...

Aunque hay pseudo-profesiones innecesarias que fomentan doctrinas malignas o enseñanzas heréticas a la fe judeocristiana, tales como:

  • Psicología/Psiquiatría
  • Clases de yoga/kundalini/pilates
Muchos preguntan:

¿Es malo acudir a un médico (mal llamados doctores) cuando estoy enfermo en vez de esperar solamente con la pura de, un milagro de sanidad divina?
La Biblia no prohíbe el recurrir al talento de un médico para consultar alguna enfermedad que estemos padeciendo, siempre y cuando, primero oremos para pedir dirección divina en cuanto a la decisión que vayamos a tomar, i. e., Primero debemos acudir en oración a Dios y bajo su bendición, recurrir al talento de un médico.

Lo que sí está prohibido en todo caso, es recurrir a curanderos (que usan magia blanca) o a hechiceros/brujos/chamanes (que usan magia negra) para intentar salvar el cuerpo.

Si puedo acudir a un médico, ¿No podría también recurrir a un psicólogo cuando me sienta deprimido?, ¿No aplica acaso la misma fórmula?
En el caso de la psicología es diferente, ya que se tratan enfermedades emocionales (de la mente y el alma), lo cual un hombre pecador, común y corriente, no puede dar solución. La psicología usurpa las enseñanzas bíblicas, pues contradice enormemente algunos postulados. Por ejemplo, al pecado la psicología lo llama simples errores involuntarios. Al alcoholismo, la psicología lo llama enfermedad, cuando la Biblia lo llama pecado. La psicología llama al alcohólico un pobre individuo que necesita ayuda y que es víctima de las circunstancias, en cambio la Biblia lanza duras penas a las personas que caen en esa adición y lo llama pecado.

Créditos de fotos e imágenes
_______________________

  • Las mejores profesiones del 2013. Abril 23 de 2013. Sopitas.com. Disponible en el sitio web: https://www.sopitas.com/noticias/las-mejores-profesiones-del-2013/