¿Le habló realmente una burra al profeta Balaam?


¿Le habló realmente una burra al profeta Balaam? ¿O dicho suceso se desarrolló solo en la mente de él?

Sí, una burra le habló realmente al profeta gentil Balaam. Aunque muchos pudiesen pensar que en la mente de Balaam, se desarrolló todo el suceso, lo cierto es que realmente la burra abrió la boca y habló, de manera análoga en que los periquitos amaestrados sostienen diálogos extensos y coherentes con sus dueños.

Si bien es cierto que hoy en día, tanto burros (asnos), caballos, yeguas, cebras, etc… son incapaces de emitir palabras y mucho menos, sostener un diálogo, se ha llegado a presuponer que, de la misma forma en que la serpiente le habló a nuestra primer madre Eva (heb. Hawah, vida), así eran capaces de conversar ciertos animales antes de la caída de nuestros primeros padres terrenales.

Además, siendo el mensaje a Balaam, una encomienda de Dios, no hubo dificultad de el Señor para darle esa capacidad temporal de hablar al asna, pues para Dios nada es imposible (San Lucas 18:27), además, los designios de Dios los rige Él, no nuestra lógica limitada a lo visible y cuántico dentro del entendimiento humano. Dicho de otro modo, el ser humano incrédulo piensa que como solamente puede comunicarse oralmente con otro ser humano, el oír relatos de hombres hablando con ángeles o de qué una burra le habló a su dueño, son cosas de asombro, o en el más exagerado de los casos, según su perspectiva, una locura a su mente natural y poco espiritual (1ª. Corintios 2:14). El hombre natural no entiende las cosas espirituales porque no habla el idioma espiritual.

¿Qué le habrá pasado a la burra de Balaam después del acontecimiento? ¿Vivió una vida normal o murió al poco tiempo?

Aunque las Sagradas Escrituras (Tanakh, Biblia) no mencionan nada al respecto, el midrash cuenta que el ángel se encargó de que el asna falleciera ahí mismo, para que no la convirtieran los débiles en la fe en una deidad y para que se disminuyera la vergüenza que sufriría Balaam (al ser el asna más inteligente al poder ver al ángel y no el profeta mismo).



____________

Créditos de fotos e imágenes

  • Balaam and the Ass, by Rembrandt van Rijn, 1626. By Rembrandt - Mbzt, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=23551459