Interpretaciones judías no tan ortodoxas


“Los sabios judíos después del Señor Jesucristo (Yeshu’a Ha-Maschiah) han interpretado ciertos pasajes del Tanakh deshonestamente (como dice Rashi [un importante rabí judío de los siglos XI y XII d. J. C.], al rechazar exposiciones literales que favorecían a los mesiánicos/nazarenos), ‘por causa de los herejes’, i. e., los judeo-cristianos en general.

Todo lo que pretenda favorecer a los mesiánicos/nazarenos (cristianos), debía ser descartado de una buena interpretación. Los comentarios rabínicos antes y después de Jesucristo, no coinciden totalmente. Una prueba de ello es el Talmud y el Kabala Zohar.

Clasificación del Libro de Daniel

El Libro de Daniel es quizá uno de los más controversiales, debido a que en el Cristianismo es el que más le da las credenciales mesiánicas al Señor JESÚS DE NAZARETH como Mesías/Cristo/Ungido. Sin embargo, los judíos no creyentes en el Señor Jesucristo, suelen reclasificar el Libro de Daniel como un libro de los Ketuvim (Escritos Sagrados), en vez de clasificarlo dentro de los Neviim (Profetas).

Al cuestionarles el motivo de esta clasificación, ellos a menudo responden que:

La diferencia se puede ver en cómo los profetas y aquellos inspirados por el ruach ha-kodesh se refieren a sus visiones y sueños. Cuando los profetas profetizan, se les informa que la visión fue una profecía, y al despertar, declaran decididamente que fue una experiencia profética.11 Por ejemplo, cuando Jacob despertó de su sueño profético de los ángeles que ascendían y descendían por la escalera, lo hizo. no decir que fue un sueño; más bien, proclamó (Génesis 28:16): "¡Qué temible es este lugar! Esto no es otro que la casa de Di-s, y esta es la puerta del cielo ". Y luego se refirió al incidente diciendo (ibid. 48: 3):" Dios Todopoderoso se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, y Él me bendijo ".
Daniel, sin embargo, usó el lenguaje de las "visiones" para describir sus experiencias, incluso después de que vio ángeles y recibió conocimiento a través de ellos.

Los judíos no incluyen el libro de Daniel en la segunda parte, los "Profetas". Este libro no ha sido contado entre las escrituras de los profetas durante muchos siglos. Pero a partir de las declaraciones del Salvador, Jesús reconoció a Daniel como un profeta prominente. (Ver Mateo 24:15 )

De acuerdo con el primer capítulo del libro de Marcos, Jesús mismo se refirió a los escritos del profeta Daniel para probar que Él era el Mesías. Marcos 1:14 , 15 . No hay duda de que la enseñanza de los apóstoles después de la ascensión del Salvador ejerció una gran influencia en Jerusalén y en Judea a favor de que los judíos leyeran y estudiaran el libro de Daniel. La profecía del noveno capítulo de este libro señala clara, vívida y vitalmente al advenimiento del Mesías que su enseñanza no puede ser perdonada ni derrocada.

El libro de Daniel fue aceptado entre los judíos en los días del Salvador como de primordial importancia. Miles de personas aceptaron el evangelio en Jerusalén y se convirtieron en valientes misioneros al llevar el mensaje a otras secciones del Cercano Oriente. Su influencia se extendió, y el rabinismo se desvaneció rápidamente en Palestina. Cuando la jerarquía judía trasladó su sede de aprendizaje de Jerusalén a Pella, después del derrocamiento y la destrucción de la Ciudad Santa, como predijo el Salvador, las autoridades judías dominantes llegaron a la conclusión de que se deben tomar medidas estrictas para frenar la influencia de los seguidores del Nazareno .

Es interesante observar que hasta este momento no había gramática hebrea. La aplicación que los discípulos hicieron de las enseñanzas del Antiguo Testamento a Jesús como el Mesías obligó a los eruditos judíos a considerar la necesidad de reducir el lenguaje hebreo a una ciencia. Poco a poco, las reglas de la técnica gramatical se introdujeron en las escuelas judías, hasta que se volvió común entre los judíos devotos que los epicúreos (un término repulsivo aplicado especialmente a los judíos cristianos) habían inventado un Antiguo Testamento propio, e interpretaron ciertos pasajes de Escritura para satisfacer su propio placer.


El libro de Daniel, sin embargo, fue poco estudiado. En el siglo II de la era cristiana los puntajes, sí, incluso miles de dichos orales de los sabios de los siglos anteriores, fueron recopilados por un erudito eminente, el rabino Judah, a quien se le dio el título, el Nasi (príncipe). Este hombre dividió estas enseñanzas orales en doce secciones. Esta voluminosa colección es la base de la Gemarra, un comentario de la Mishná, y la Mishná es a su vez el comentario del Antiguo Testamento. Los sabios judíos consideraron absolutamente esencial sujetar a los judíos dentro de los límites rabínicos de la exégesis de las Escrituras. Los rabinos sostuvieron que los Am Haratzim (los analfabetos o no) no fueron capaces de entender o explicar los escritos de la Biblia.

Dicotomía vs Tricotomía

Otro claro ejemplo es la interpretación de la dicotomía humana y tricotomía, ya que algunos judíos ortodoxos hoy en día creen que el ser humano es un alma que se compone de cuerpo y espíritu, y que, al fallecer la persona, su espíritu retorna a la fuente de vidas, pero reconocen que dicho ente espiritual sigue teniendo conciencia aún. Asimismo, el tema del Gehinnom (Gehenna/Lugar de tormento eterno) es otro de los más controversiales, puesto que las interpretaciones rabínicas de antes y después del judaísmo mesiánico son totalmente paradójicas.

Tradición vs Sagrada Escritura

La tradición de los ancianos (San Mateo 15:2). Esta tradición era la ley oral que se basaba en la ley dada a Moisés, pero contenía instrucciones detalladas que no se encontraban en el A.T. Eventualmente esta ley oral se escribió en el Mishná (después del 200 d.C.). Los fariseos consideraban que estas tradiciones tenían la misma autoridad que la ley del A.T. (v. coment. en 23:4).

El tema del Gehinom (Infierno) entre el judaísmo

En algunos exegetas judíos tradicionalistas se ve una contradicción al decir que tanto buenos y malos después de la muerte estaremos junto a Dios.

Negando la existencia del gehena
Afirmando la existencia del gehena
 "No hay gehinnom (gehenna) en el Olam ha-Ba (Mundo Venidero), sino que el Santo Bendito Sea, sacará al sol de su estuche (es decir, energía pura, sin filtros) y los justos se curan con él, mientras que los malvados sufren con él." 
Rabbi Shimón ben Lakish que enseña en el Talmud (Nedarim 9a, Avoda Zara 4a) Siglo III E. C.

No existe el gehinnom (infierno), pero existe el castigo. Como para el justo hay un premio que se da en el lapso de tiempo de un año, así, para el réprobo existe el castigo. Después de este año, estos 11 meses, van todos al paraíso”
“Il Messia e gli Ebrei”, Elio Toaff. p.29.

Algunos explican que “el paraíso y el infierno son los recuerdos amplificados y develados de la individualidad, que no dejan de satisfacer y/o torturar a quien los provocó en su vida terrena”

 “La resurrección”. Idem.

“El verdadero infierno es la eternidad de los malos recuerdos, de la memoria de las incorrectas acciones ejecutadas en Este Mundo.”
 “Breve introducción a una perspectiva judía acerca de la muerte”. Y. Ribco.

Se puede ver en esto una contradicción, por un lado se niega la existencia del infierno, pero por otro admiten un eterno sufrimiento (“recuerdos que no cesan de torturar”) por las malas obras cometidas.
En el pensamiento judío, siempre " la heredad de los pecadores son las tinieblas» (Odas de Salomón 15:11). 

Los rabinos tenían el dicho: «A los pecadores en la Gehena los cubrirá la oscuridad.»

Josefo llama al (Gehinnom) infierno una prisión perdurable.

El Libro de los Jubileos habla de una maldición eterna.

El Libro de Baruc dice que "no habrá oportunidad de arrepentirse, ni un límite a los tiempos.» 

Hay una historia rabínica de rabí Yohanán ben Zakkai, que lloraba amargamente ante la perspectiva de la muerte. Cuando le preguntaron por qué, respondió: «Tanto más lloro ahora porque estoy a punto de que me lleven a la presencia del Rey de reyes, el Único Santo, bendito sea, Que vive y permanece para siempre y por siempre y por siempre; Cuya ira, si estuviera airado, es una ira eterna; y si me apresara, sería para toda eternidad, y si me matara, su muerte es una muerte eterna; al Que no puedo aplacar con palabras, ni sobornar con riquezas.»

“Dios retribuye al hombre de acuerdo a sus acciones: Premia por el bien y castiga por el mal. Una acción buena no cubre por otra mala, ni viceversa. Tanto el premio como el castigo se dan en el Mundo Venidero que es completamente espiritual”

Maimónides, “Los 13 principios de la Fe judía”. 

Fuentes bibliográficas

  • Why Isn't the Book of Daniel Part of the Prophets?, por chabad.orghttps://www.chabad.org/library/article_cdo/aid/1735365/jewish/Why-Isnt-the-Book-of-Daniel-Part-of-the-Prophets.htm
  • Why Jews Do Not Include Daniel Among the Prophets, por ministrymagazine.org- https://www.ministrymagazine.org/archive/1933/01/why-jews-do-not-include-daniel-among-the-prophets


Créditos de fotos e imágenes
______________________
  • En Escena judía I, Schleicher presenta un anciano rabino dando su interpretación de determinado asunto a través de una hagadá proveniente del Talmud. Carl Schleicher (fl. c. 1859 – después de 1871) - Hampel Auctions. Disponible en el sitio web: De Carl Schleicher (fl. c. 1859 – después de 1871) - Hampel Auctions, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=26562943