El matrimonio


El matrimonio ha de ser entre un hombre y una mujer; no es lícito para ningún hombre tener más de una esposa, ni para ninguna mujer tener más de un marido (Génesis 2:24 con s. Mateo 19:5,6; 1a. Timoteo 3:2; Tito 1:6).

Por ende se deben considerar extremadamente repugnantes:

  • Las uniones civiles y/o religiosas entre homosexuales (gays, lesbianas, etc...), transexuales, etc...
  • La bigamia, poligamia, etc...

El matrimonio fue instituido para la mutua ayuda de esposo y esposa (Génesis 2:18; Proverbios 2:17; Malaquías 2:14); para multiplicar el género humano por medio de una descendencia legítima (Génesis 1:28; Sal. 127:3-5; 128:3,4) y para evitar la impureza (1a. Corintios 7:2,9).

Génesis 9:1: “Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y multiplicaos, y llenad la Tierra”

  • Frutificad: Dad frutos, i. e. Procread hijos
  • Multiplicaos: Ahora que tú ya disteis frutos ¿Cuántos y qué tipo de frutos? Reproducir muchos de nuestra imagen y semejanza; dar continuación generacional de nuestra raza; perpetuar nuestros genes a través de nuestros hijos, a falta de inmortalidad física-biologica, (pues de alma y espíritu sí tenemos inmortalidad) la eternidad de nuestros genes es por nuestros descendientes.
  • Llenad la Tierra: ¿De qué? De hijos obviamente ¿De qupe clase de hijos? De hijos a nuestra semejanza ¿Pecadores/Rebeldes contra Dios acaso? No, es nuestra responsabilidad ante Dios, guiarlos en el buen camino y así ellos guien a sus hijos por el mismo sendero recto. Es una gran comisión social que conlleva a una gran responsabilidad. El orden divino es estable cuando la sociedad está poblada de individuos con caratcer santo y espiritual, y para que eso suceda, debe haber familias con hijos obedientes y sujetos a los padres, y por ende, los padres deben dar el buen ejemplo viviendo una vida en perfecta comunión con Dios.

Lo que nosotros hagamos (en valores morales, religiosos, etc…) va a repercutir en nuestros descendientes, no solamente en su núcleo más cercano (Génesis 4:8), sino a los descendientes generacionales (Génesis 6:5)… sea para bien o para mal. Debemos edificar las familias, mantener unidos los matrimonios en pureza y santidad, puesto que el enemigo buscara siempre el destruir familias, separar y acabar con los matrimonios.

Pueden casarse lícitamente toda clase de personas capaces de dar su consentimiento en su sano juicio (1a. Corintios 7:39; 2a. Corintios 6:14; Hebreos 13:4; 1a. Timoteo 4:3); sin embargo, es deber de los cristianos casarse en el Señor. Y, por tanto, los que profesan la verdadera fe no deben casarse con incrédulos o idólatras; ni deben los que son piadosos unirse en yugo desigual, casándose con los que sean malvados en sus vidas o que sostengan herejías condenables (1a. Corintios 7:39; 2a. Corintios 6:14).

El matrimonio no debe contraerse dentro de los grados de consanguinidad o afinidad prohibidos en la Palabra, ni pueden tales matrimonios incestuosos legalizarse jamás por ninguna ley humana, ni por el consentimiento de las partes, de tal manera que esas personas puedan vivir juntas como marido y mujer (Levítico 18:6-18; Amós 2:7; s. Marcos 6:18; 1a. Corintios 5:1).

_______________________________________________________________

Parentesco por consanguinidad: es la existente entre las personas que descienden de los mismos antecesores.

Se clasifica en:

Línea recta:
  • 1er. grado: hijo, y a los padres.
  • 2do. grado: los nietos y los abuelos
  • 3er. grado: los biznietos y los bisabuelos.
  • 4to. grado: tataranietos y los tatarabuelos.

Línea colateral:
  • 2do. grado: los hermanos.
  • 3er. grado: tíos y sobrinos.
  • 4to. grado: primos hermanos, tíos abuelos y sobrinos nietos.
  • 5to. grado: primos.
_______________________________________________________________

Impedimento al matrimonio por consaguinidad a afinidad:

  • Prohibido en todos los grados de la línea recta o directa (padre-hija-nieta o madre-hijo-nieto).
  • 2do. grado de la línea colateral (hermanos y hermanas carnales, medios hermanos y hermanas).
  • 3er. grado de la línea colateral (tío-sobrina y/o tía y sobrino).
  • 4to grado de la línea colateral (primos hermanos [o primeros] y primas hermanas [o primeras]).
  • 5to. grado de la línea colateral (primos segundos y primas segundas)

Preguntas y respuestas frecuentes


¿Es válido el matrimonio católico para los cristianos?
De hecho, ni el “matrimonio católico”, ni el “matrimonio cristiano” (pues no existe como tal) son válidos, lo que importa es el matrimonio civil.

No existe “matrimonio cristiano”, lo que existe en el judeocristianismo es una ceremonia de bendición a la pareja YA CASADA PREVIAMENTE por el civil.

Si el “matrimonio católico” fuera válido (al igual que el supuesto “matrimonio cristiano” que no existe) ¿No entraría en conflicto con la validez de los matrimonios budistas, musulmanes, tribales, etc…? Se imagina usted a unos recién conversos que se casaron por el rito budista, y que pregunten si tiene validez su ceremonia, ¡qué bueno que lo que vale es el matrimonio civil!

Ni el sacerdote católico puede casar ni el pastor ni el reverendo ni el ministro ¡solamente un juez civil! El ministro religioso puede dar una bendición o una acción de gracias a la pareja YA CASADA PREVIAMENTE, pero nada más…

Si en el cielo ni el matrimonio ni la familia existirán, entonces ¿para qué lo creo Dios?, si tendremos los mismo recuerdo de lo que vivimos en la tierra, ¿no sería una tortura ver a quien llamaste mamá y papá o esposa y no tener la misma relación con ellos?

No habrá matrimonios en el cielo, simplemente porque no serán necesarios. Cuando Dios estableció el matrimonio, Él lo hizo para llenar ciertas necesidades. Primero, Él vio que Adán tenía necesidad de una compañía. “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.” (Génesis 2:18). Eva fue la solución para el problema de soledad de Adán, así como su necesidad de un “ayudante”, alguien que estuviera a su lado como su acompañante y que permaneciera a su lado de por vida. En el cielo, sin embargo, no habrá soledad, tampoco habrá ninguna necesidad de ayudantes. Estaremos rodeados por multitudes de creyentes y de ángeles (Apocalipsis 7:9), y todas nuestras necesidades serán satisfechas, incluyendo la necesidad de compañía.

Segundo, Dios creó el matrimonio como medio para la procreación y para poblar la tierra con seres humanos. Sin embargo, en el cielo no habrá población por procreación, porque en el cielo tendremos cuerpos glorificados que no serán ni masculinos ni femeninos. Aquellos que van al cielo, llegarán allá por la fe en el Señor Jesucristo. Ellos no serán creados ahí por medio de reproducción. Por lo tanto, no hay propósito para el matrimonio en el cielo, puesto que no hay procreación ni soledad.

El único matrimonio (comunión intima inseparable y eterna) en el Cielo será entre el Señor Jesucristo y su esposa (la iglesia=la reunión de los santos creyentes)
la Biblia habla de muchas cosas dice que seremos transformados, que al reino de Dios no entrara carne ni sangre, nada inmundo, que ya no habrá más llanto, más dolor, más sufrimientos. Uno de los tantos sufrimientos es estar alejado de tu familia, a saber, padres o esposa o hijos, ya sea por motivos escolares o laborales. Otro sufrimiento en el caso de los hijos es que uno de los padres los abandone o fallezca.

En el Cielo ya no habrá ese humanismo/sentimentalismo que exige una necesidad de estar acompañado o sentirse querido de una manera vehemente. Ahora bien, con respecto al hecho de que veremos a nuestros otrora familiares en el Cielo (los que se salven obviamente), no será una tortura pues los recuerdos de la Tierra serán los que sean necesarios. Dios hará en Su sabia Voluntad que nosotros sepamos lo que tengamos que saber, y que recordemos lo que debamos recordar.

Cuando el Señor Jesús de Nazareth dijo fue que seremos como los Ángeles, estaba tratando de explicar el hecho de que los Ángeles allá se ven unos con otros “IGUALES” con una mente distinta y disfrutando plenamente en la gloria de Dios, y que por tanto, no habría caso de reconocer a la familia, de lo contrario, sería un TORMENTO no ver a todos los que no fueron salvos y eso no sería estar en la gloria con el SEÑOR.

Me es absurdo concebir que vamos a estar sin matrimonios ni hijos, entonces No quiero vivir eternamente...

En este tipo de declaraciones, surgen estas explicaciones:

  • La mirada está en una persona terrenal: llámese hijos o esposo, lo cual se convierte en un ídolo que estorba la adoración a Dios, en cuanto al lugar que ocupa en nuestros corazones.
  • El egoísmo ¿qué rol juega Dios en ese tipo de corazones? ¿Un simple guardián/guardaespaldas? ¿Un prestamista? ¿Un consejero?
  • ¿se imaginan a Abraham diciendo esta declaración cuando Dios Le probó con el hecho de que sacrificara a su Hijo?
  • Por defecto, todos los seres humanos después de la Caída ya teníamos como destino eterno (sea con familia o sin familia), la gehena de fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles.
Entonces no sirve de nada casarse por toda la eternidad ya que mis hijos y esposo no estaremos como familias… en ese caso, disfruto la vida, me divierto, me caso una y otra vez… pues si no van a ser mi familia por siempre, entonces mejor empiezo a acostumbrarme a perderlos desde ahora…

El matrimonio es algo establecido por Dios, no fue un capricho moral del hombre. Es como decir, “si de todas formas voy a morir, mejor cometo los peores delitos y antes de que me atrape la policía, me suicido.” ¡Bof!

En la Tierra amamos de manera equivocada y en algunos extremos, de manera enfermiza (sentido de posesión, celos, etc…). En el Cielo amaremos como Dios ama: con amor puro y a todos por igual, sin sentido de posesión u otras pasiones desordenadas.



Créditos de fotos e imágenes
________________________


  • Un par de anillos de boda. De Jeff Belmonte de Cuiabá, Brazil - Flickr, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1193923