Heterodoxia cristiana

Los católicos-romanos arguyen que Martín Lutero fue el que dio origen a las iglesias protestantes fundando nuevas doctrinas como la Sola Fide o la Sola Scriptura e incluso le acusan de querer eliminar algunos libros del Nuevo Testamento, y que si no fuera por el Catolicismo, nosotros no tendríamos la Biblia. Dicen que si Martín Lutero hubiese suprimido de su versión, algunos libros canónicos del N. T; nuestra Biblia estaría mutilada. Dicen también que no tenemos los libros Deuterocanónicos en nuestras versiones bíblicas porque obedecemos el canon impuesto por Lutero.

Acusan a Martín Lutero de abrir una caja de Pandora, en donde se originó el desorden dentro de la cristiandad, y que cada quien se sintió libre de interpretar la Biblia a su antojo y con la capacidad de fundar una iglesia a su manera. De ese “desorden” interpretativo de la Biblia, dicen que surgieron sectas radicales que enfatizaban sólo el bautismo a los adultos y que ya no obedecían ni al mismo Lutero, el padre de la Reforma.

Sin embargo hay varios detalles:


  • Antes de la Reforma Protestante del siglo XVI, había congregaciones que defendían la Sola Fide y la Sola Scriptura como base para la fe cristiana, aun en contra de la Iglesia oficial.
  • Nosotros seguimos el patrón canónico del Antiguo Testamento seguido por los judíos en el Concilio de Jamnia en el año 95. Independientemente de si aceptaron o no a Cristo, a ellos se les dio los oráculos de Dios hasta la llegada del Mesías. Por tanto, no fue Martín Lutero el modelo a seguir en nuestras versiones bíblicas. Si el reformador cuestionó en algún momento la autenticidad de algún libro del Nuevo Testamento, ese fue 100% su problema o un error personal propio, a nosotros como cristianos bautistas no nos habría afectado, pues nosotros habríamos seguido el ejemplo de los judíos mesiánicos o el de las comunidades cristianas paleocristianas. Si nos negamos a seguir el ejemplo del bautismo de infantes por parte de Martín Lutero, Juan Calvino y Ulrico Zwinglio (y por eso fuimos perseguidos), con más razón, por qué habríamos de seguir el ejemplo de una supuesta alteración del canon neotestamentario.
  • Martín Lutero no abrió ninguna caja de Pandora (o según los católicos-romanos, el surgimiento desmedido de iglesias), desde que la Iglesia oficial se desviaba de la sana doctrina (siglo III-IV), habían predicadores de buena fe que defendían el Evangelio tal cual lo dejo Cristo:


a) Montanistas, siglo II (Tertuliano de Cartago, uno de los llamados Padres de la Iglesia, abandonó la Iglesia oficial y fue miembro de esta congregación cristiana)
b) Novacianos
c) Donatistas
d) Valdenses
e) Paulicianos
f) Patarinos
g) Bogomili
h) Albigenses
i) Lollardos
j) Wycliffitas
k) Bohemiamos
l) Hussitas
m) Cátaros
n) Henricianos
o) Petrobrusianos
p) Arnaldistas
q) Anabaptistas
r) Bautistas