La Biblia


La Biblia (del lat. ecl. Biblia < gr. ecl. Biblia) es una colección de 66 libros canónicos. Es la Palabra de Dios infalible recolectada de manera oral a través de los siglos y conservada eternamente de manera escrita. Se divide en dos secciones Antiguo Testamento (heb. Tanakh) y Nuevo Testamento (heb. bərîṯ ḥăḏāšâ; gr. koiné Hē Kainḕ Diathḗkē). Asimismo, actualmente para su fácil lectura y localización de citas, se ha clasificado y subdividido en capítulos y versículos.

¿Por qué los libros Apochrypha o Deuterocanonicos (o Khitzonim) no son canónicos?

No son citadas por ningún personaje neo-testamentario, ya que solo hay referencias de los libros canónicos aceptados católicamente por las congregaciones de sana doctrina, fuese de La Ley, Los Profetas y/o los Psalmos (Lucas 11:51; Mateo 23:35; Lucas 24:44).
Los judíos los rechazaron desde siempre y ellos recibieron el canon del Tanakh o Antiguo Testamento (Romanos 3:1-2). La escritura tenía que ser sancionado por el uso en la comunidad judía. El uso del libro de Esther en Purim hizo posible para que sea incluido en el canon. El libro de Judith, sin ese apoyo, no fue aceptable.
Algunos Padres de la iglesia no los reconocieron de forma unánime, sino que por el contrario, los criticaron con dureza (Orígenes, Cirilo de Jerusalén, Atanasio, Jerónimo, etc...)
Tienen falsa enseñanza, es decir que el contenido no es coherente con el resto del cuerpo ideológico judío, por consiguiente desviaban del camino correcto. Los escritos tenían que contener uno de los grandes temas religiosos del judaísmo, como la Elección, o el Pacto. Reclasificando el Cantar de los Cantares como una alegoría, era posible ver en este libro una expresión del amor de Pacto.
Algunos tienen errores históricos (ej. El libro de Judith, parece ser una novela histórica escrita con fines didácticos)
Algunos de sus autores reconocen que sus escritos no fueron obras de autor inspirado divinamente o infalibles (Eclesiástico o Ben-Sirac 50:22; II Maccabeos 15:38). Además, la primera mención de la división tripartita de la Biblia hebrea, se halla en el Prólogo de la versión griega del Eclesiástico: "La Ley, los Profetas y los Escritos* que les siguieron..." y asimismo, la primera referencia a un canon de los 24 libros judíos se encuentra nada más ni nada menos que en un libro extra-canónico (i. e. Externo, Apócrifo o Deuterocanónico) 2a. Esdras 14: 45-46: "Haced públicos los veinticuatro libros que escribisteis primero, y dejad que el digno y el indigno las lean; pero mantened los setenta que se escriben al final, con el fin de dárselos a los sabios de entre su pueblo.". Dicho libro fue escrito probablemente en la primera mitad del siglo II y es utilizado en las iglesias Ortodoxas. 
No son proféticos, ya que fueron escritos después del año 450 a. C., fecha en la que ya no había profecía en Israel. La escritura tenía que estar compuesto antes de que el tiempo de Esdras, porque se creía popularmente que la inspiración había dejado entonces. El libro de Jonás fue aceptado, ya que utiliza el nombre de un profeta temprano y se ocupó de los acontecimientos antes de la destrucción de Nínive, que se produjo en el año 612 a. de J. C. El Libro de Daniel tuvo su escenario en el Exilio y por lo tanto fue aceptado como documento del Exilio.
El texto no fue escrito en hebreo/arameo. La escritura tenía que estar compuesto en hebreo. Las únicas excepciones, que fueron escritas en arameo, fueron Daniel 2-7, escritos atribuidos a Esdras (Esdras 4: 8-6: 18; 7: 12-26), quien fue reconocido como el padre fundador del judaísmo post-exílico, y Jer. 10:11. El hebreo era la lengua de la Sagrada Escritura y el arameo el idioma del habla común.

¿No hay ni una sola cita de los Apochrypha en el N. T.? ¿Qué hay de los Pseudepigrapha? Pues hay algunos que son citados en el Nuevo Testamento (Epístola de s. Judas 14-15)

Cierto, pero ninguna es mencionada como Escritura (incluso el Catolicismo-Romano los rechaza en sus versiones bíblicas).

Los escritores neo-testamentarios citan en repetidas ocasiones, los libros del Tanakh o Antiguo Testamento, bajo frases que demuestran sus autoridad como inspirados tales como: “Así dice ADONAI…”, “Oísteis que fue dicho…”, “También fue dicho…”, “La Escritura dice…” o,  “…esto es lo dicho por…”

¿Quién y cómo se determinó el canon del Nuevo Testamento?

De manera análoga al canon judío, las iglesias primitivas (todas, no sólo una) guiadas por el Espíritu Santo determinaron el canon. Dicha determinación no fue tomada por ningún concilio eclesiástico (no fue ni el Concilio de Laodicea ni el de Hipona ni el de Cartago) ni por un solo individuo (no fue el papa Dámaso I). Fue la iglesia de los mártires: la iglesia primitiva la que nos dejó como legado el Nuevo Testamento, no fue la Iglesia oficial del Imperio Romano.

No obstante, es necesario recalcar que ellos no definieron por su propia intuición el canon, sino que sencillamente dieron testimonio de lo que Dios ya había aceptado mediante sus representantes, quienes fueron guiados por el Espíritu Santo, dicho de otro modo, solo reconocieron los libros que los cristianos desde siempre habían considerado parte auténtica de la Palabra de Dios.

La iglesia primitiva usó como criterios de canonicidad los siguientes elementos:

Época neo-testamentaria: Los escritos debían haber sido escritos en tiempos cercanos a la época de Jesús y sus Apóstoles.

Autor Apostólico: Los escritos deban haber sido escritos por un Apóstol (por ejemplo san Pablo) o un compañero de los apóstoles (Ej. san Lucas, san Marcos, etc...).

Católico: La palabra griega quiere decir "Universal", y se refiere aquí a que debía ser un texto de uso generalizado (universalmente aceptado) entre las iglesias paleocristianas.

Ortodoxo (i. e. de sana doctrina): El libro debía estar en armonía con el resto de textos neo-testamentarios, lo cual tendría que ser lógico al ser un libro inspirado por Dios.

¿Qué hay de los Evangelios Apochrypha como el Evangelio de Pedro, de Thomás, de Nicodemo, el Proto-Evangelio de sanct-Iaco, etc…?

A pesar de figurar como una obra de autor Apostólico y de los relatos y maravillas que contaban en su contenido, las comunidades paleocristianas los rechazaron porque no se reconocía en ellos la Enseñanza de los Apóstoles que el Señor Jesucristo había encomendado predicar a las naciones (Mateo 28.20).


¿Qué hay de los escritos y epístolas post-Apostólicas, patrísticos, la Didaké de los Apóstoles, etc…?

Son documentos cristianos antiguos que se conservan para su estudio y se consideran grandes joyas dentro de la historia de la iglesia mas no se les considera inspirados sino dignos de lectura y como testimonios de fe a lo largo de la historia eclesiástica. Toda la cristiandad les tiene una gran estimación por su contenido fiel y apego a las Escrituras bíblicas.

Argumentaciones y contraargumentaciones


¿Fue copiado el relato de la Creación del Génesis (u otras historias de la Biblia) de escritos antiguos?

No. Si bien es cierto que en los escritos religiosos de las naciones paganas hay paralelismos o incluso copia de modelos de acción tomados de la Biblia, ello se debe a que los otros pueblos decidieron poner su versión del mismo relato por escrito.

No es que los redactores bíblicos copiaran algo de esas historias, sino que dichos relatos se refieren a un suceso que realmente ocurrió mucho antes de que fuera escrito, sea por los mitólogos antiguos o sea por Moisés dictado por Dios.

La diferencia fundamental entre los relatos antiguos y lo expuesto por el profeta Moisés, es que los relatos de los antiguos se mezclan con fantasías, creencias populares, manipulaciones de los autores; en tanto que la Biblia es testimonio fiel y exacto, proveniente de Dios.

¿Cómo explican la semejanza entre el personaje Sargón y el profeta Moisés… El relato del gobernante sumerio Sargón de Akkad (2334-2279) fue escrito siglos antes que el mismo libro de Éxodo?

Una explicación más lógica es que la madre de Moisés sabía de algún modo del éxito de Sargón, y quiso aplicar dicho modelo para su acción maternal.

¿Cómo se explican que los sumerios, etc... hablaban de un diluvio mucho antes de Noé?

Al ser un evento universal, quedó en la memoria de los descendientes de aquellos que se salvaron, y por ello, el relato en el Génesis es sin dudas parecido a algunos relatos anteriores o posteriores (incluso los indígenas americanos tienen su propia versión del suceso), pero esencialmente diferente. Pues el de la Biblia es el testimonio, en tanto que los otros relatos son unas versiones.
Los descendientes de Noé recibieron los relatos del folclore familiar (pues la cultura hebrea era más aferrada a la Tradición Oral que a los registros escritos como lo hacían comúnmente las naciones), de esa catástrofe tan espectacular acaecida siglos antes.

Las naciones plasmaban sus versiones de los eventos universales por escrito, a diferencia de los hebreos que no utilizaban este medio frecuentemente aun para recopilar datos históricos. Lo importante es que, pese a las versiones escritas anteriores a las Sagradas Escrituras, podemos estar seguros de que la Tradición Oral de los judíos se basaba en lo que dictó Yahvéh-Dios en el corazón de los sabios rabinos de esas épocas, los hechos tal cuales fueron, la presencia del Señor estaba entre los israelitas y Él es el Testigo fiel de quien no debemos desconfiar.

____________

Créditos de fotos e imágenes

  • Biblia hebrea con tárgum en arameo, manuscrito del siglo XI. Presenta el texto de Éxodo 12:25-31 en caracteres hebreos. Licensed under Public domain via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Targum.jpg#mediaviewer/File:Targum.jpg