Los 4 seres vivientes del Apocalipsis

7 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.

(Apocalipsis 4:7, Versión Reina-Valera 1960)

Ha habido múltiples interpretaciones de quienes representan estos 4 seres descritos en el Apocalipsis, una de ellas es la siguiente propuesta por el rabino mesiánico Dr. David Diamond:

  • León de Judá, el Evangelio de Mateo: El tema central del Evangelio de Mateo es presentar a Jesús como el León de Dios, como el Rey de Israel, el Rey de reyes.
  • Becerro u Ofrenda perfecta, el Evangelio de Marcos presenta a Cristo como la Ofrenda Perfecta ante Dios por nuestros pecados. Jesucristo es el que derrama su sangre para salvarnos.
  • El hombre Perfecto, el Evangelio de Lucas: El tema central del Evangelio de Lucas es demostrar que el hombre perfecto y puro y que jamás hubo pecado en Él.
  • Águila volando i. e. Jesús el Verbo de Dios, el Evangelio de Juan: El tema central del Evangelio de Juan es presentar a Jesucristo como la Palabra de Dios, Dios mismo.


Sin embargo es necesario destacar que ha habido una variedad de identificaciones diferentes a lo largo de la historia de la iglesia:

Irineo de Lyon hizo la primera y la más completa identificación hacia el año 170 d C:

  • León: Juan representa «la generación original, efectiva y gloriosa del Hijo desde el Padre,» y nos dice que todas las cosas fueron hechas por Él; y por tanto está simbolizado en el león.
  • Buey: Lucas empieza con la escena del sacerdote Zacarías, y nos cuenta la historia del ternero cebado que mataron para celebrar haber encontrado al hijo menor; y por tanto está representado en el buey.
  • Hombre: Mateo empieza dándonos la ascendencia humana de Jesús y «el carácter de un hombre manso y humilde se mantiene a lo largo de todo este evangelio;» y está simbolizado por el hombre.
  • Águila: Marcos empieza con una referencia 'al Espíritu de la profecía descendiendo de lo Alto sobre los hombres, lo que «apunta al carácter alado de este evangelio;» y por tanto está simbolizado en el águila.


El esquema de Agustín de Hipona era:

  • Mateo está mejor representado por el león, porque presenta a Jesús como el León de la tribu de Judá, Aquel en Quien se cumplieron las expectaciones de los profetas. 
  • Marcos está mejor representado por el hombre, porque es el que más se parece a un reportaje de la vida humana de Jesús. 
  • Lucas está mejor representado por el buey, porque nos presenta a Jesús como el sacrificio por todas las clases y condiciones de hombres y mujeres en todas partes. 
  • Juan está mejor representado por el águila, porque es el ave que vuela más alto, y se dice que es la única criatura viviente que puede mirar al Sol sin deslumbrarse; y Juan es el evangelio que se remonta más a las alturas.


El esquema de Atanasio era:

Mateo = el hombre Marcos = el buey
Lucas = el león Juan = el águila
El esquema de Victorino era:

Mateo = el hombre Marcos = el león
Lucas = el buey Juan = el águila


Pese a las contrariedades en las múltiples interpretaciones, lo cierto es que no pasó mucho tiempo antes de que la Iglesia primitiva encontrara ciertos simbolismos en los cuatro seres vivientes, en particular el de los cuatro evangelistas. Es lo único en lo que han estado de acuerdo.