La muerte física

¿Qué es la muerte [física]?

Científicamente hablando, la muerte es un proceso terminal que consiste en la extinción del proceso homeostático de un ser vivo, esto es, la extinción de la vida. La muerte es la ausencia de actividad bioeléctrica en parte del cerebro.

Es el fin de la vida, opuesto al nacimiento. El evento de la muerte es la culminación de la vida de un organismo vivo. Sinónimos de muerte son occiso (muerto violentamente), óbito, defunción, deceso y fallecimiento.

El cerebro se mantiene con vida gracias al sistema circulatorio que lleva oxígeno por las venas. Para vivir este órgano necesita de la sangre y el oxígeno, y el cese de este proceso pone fin a la animación del cuerpo humano en este mundo. Dicho cese puede ser de una u otra manera: desde un infarto, golpe fuerte en la cabeza, de un disparo, morir desangrado, ahogamiento, asfixia, deshidratación, morir congelado, intoxicado, hasta una decapitación o quemadura, etc… la muerte ocurre porque que las neuronas del cerebro dejan de enviar sus descargas eléctricas debido a la pérdida de oxígeno, lo cual a su vez, está relacionado a la pérdida de la presión arterial.

El cuerpo sin alma

5 Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.

(Hechos 5:1-11, Versión Reina-Valera 1960)


  • Un cuerpo sin alma no es capaz de sostenerse. El alma (lat. anima, gr. psyche, heb. nefesh) da animación, es decir movimiento a la materia corporal. En términos científicos se describiría como una muerte súbita o muerte instantánea, puesto que sobreviene de manera abrupta con la invalidación instantánea de uno o más órganos esenciales para el sustento de la vida, un fulminante derrame cerebral, un síncope cardíaco agudo, o por medio de un suceso violento abrupto (onda expansiva de una explosión) o accidente con mucha energía desarrollada.
  • El alma respeta las leyes de la muerte física impuestas por Yahvéh-Dios (Job 14:1-5; Salmos 146:4; Eclesiastés 12:7). Una vez que ya no hay respuesta en el registro de la actividad bioeléctrica cerebral, o desde el momento en que cesan los latidos del corazón y la respiración u otro factor natural que obligue al alma quedarse en la materia, ésta se va, pues ya nada lo ata a este mundo, así ha sido desde el momento en que nuestros primeros padres padecieron la muerte física por primera vez, para ser exactos, fue Abel (heb. Hevel), segundo hijo varón de Adán (heb. Adam) y Eva (heb. Ḥawwāh) el primero en experimentar la muerte física a manos de su propio hermano (Génesis 4:8). La muerte física (es decir, el que el alma abandone el cuerpo material) ingresó a la Tierra producto de la rebeldía de nuestros antepasados antes mencionados: Adán y Eva (Génesis 2:17; Romanos 5:12, 17, 19).

Ángeles guiando al destino del alma

19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?

(Lucas 12:19-20, Versión Reina-Valera 1960)


  • ¿Quiénes vienen a pedir el alma al hombre rico? ¿Ángeles? ¿Demonios? ¿O algún ángel de la muerte en especial?

10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.

(1 Corintios 10:10, Versión Reina-Valera 1960)

Otras versiones traducen destructor como ángel de la muerte (Dios Habla Hoy, Traducción en lenguaje actual, etc…), ángel destructor (Nueva Versión Internacional, [Castilian], etc…) o exterminador (La Palabra [España],[Hispanoamérica], etc…).

28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

(Hebreos 11:28, Versión Reina-Valera 1960)

Otras versiones traducen “…el que destruía a los primogénitos” como “el ángel de la muerte” (Dios Habla Hoy), “el ángel enviado a matar” (Traducción en lenguaje actual, etc…), exterminador (Nueva Versión Internacional, [Castilian], La Palabra [España],[Hispanoamérica], etc…).


9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: EL SEÑOR te reprenda.

 (Judas 1:9, Versión Reina-Valera 1960)


  • Algunos teólogos cristianos comentan que el diablo, siendo un acusador de nuestros actos ante Dios (Apocalipsis 12:10) pudo haberse resistido la resurrección de Moisés por el pecado de éste patriarca en Merivat Kadesh (Deuteronomio 32:51) y su asesinato del egipcio (Éxodo 2:12), había pecado, y la paga del pecado es la muerte (Romanos 6:23); y todavía Cristo no había muerto en su lugar, para pagar la deuda de sus pecados, por lo que era reo de muerte, y por tanto, no tenía el derecho de ser absuelto y volver a la vida. De ahí la oposición del diablo, que podía alegar que resucitar a Moisés, o cualquier otra persona, sin que se hubieran saldado sus deudas, significaba una injusticia por parte de Dios, pues el pecado quedaba impune. Sin embargo, la perspectiva de Dios es diferente, pues, Cristo había sido destinado desde antes de la fundación del mundo, para ser el Cordero sin mancha y contaminación, que por medio de su sangre preciosa, en el sacrificio de su vida, rescataría a todo aquel que en Él creyera (1ª Pedro 1:18-20; Juan 3:16). 
  • Otra posible explicación es que Satanás quería utilizar el cuerpo de Moisés para mover al pueblo a la idolatría y por esto, el arcángel Miguel quería esconder el cuerpo para evitar que el pueblo reconociera el lugar donde yacería, y por tanto comenzara a venerar a Moisés. Según esta postura, el diablo sabía que mostrando el lugar, el pueblo de Israel se volvería hacia una veneración desmesurada, dando crédito a la figura de Moisés por la Ley, que a Dios mismo.


22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.

(Lucas 16:22, Versión Reina-Valera 1960)


  • Note que el mendigo fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, pero… ¿y el hombre rico? ¿Por quién y a dónde fue llevado? ¿Fue acaso llevado por demonios o descendió solitario voluntariamente al Hades?
  • Probablemente, al alma del hombre rico (al igual que las almas de otros incrédulos) se encontraba desorientado, pues durante el lapso de su vida terrena estaba habituado a una manera corporal de funcionar. Y pudo ser que de pronto, el alma (en cuestión de segundos) no sabía cómo manejar la triste realidad que le circundaba (que suma sus actos terrenales pasados y presentes indistintamente) y que llega sin los filtros que el cuerpo brinda. Es monumental la cantidad de información en cuestión de segundos a la que pudo acceder en estado descarnado, y probablemente se haya saturado en cuestión de segundos, pues ese ser espiritual en sí, no acostumbrado a tanta Luz, como que se atemorizó por todo lo que “siente” y no sabía cómo manejar. Es como una persona que estaba en oscuridad profunda y prolongada, y de repente se encienden delante de sus ojos focos intensísimos que le hacen enceguecer por unos instantes, y le confunden y producen cierto malestar. Cuando vino a darse cuenta, él con una actitud asustadiza, con remordimiento y en contra de su voluntad, su alma ya había descendido al Hades (para ser exactos en el Gehenna) soportando un calor y un tormento eterno frutos de sus actos anteriores. Como mencioné anteriormente, el hombre rico no se preguntó ¿por qué estoy aquí?, y no lo hizo porque en cuestión de segundos esa respuesta la había obtenido al recordar todos sus pecados cometidos durante el lapso de su vida. Ni tampoco dice: "¿Realmente me lo merecía? ¿No crees que esto es un poco extremo? ¿Un poco exagerado?" ... Solo le pide a alguien que vaya con sus hermanos que aún están vivos y les advierte contra su destino.

Objeciones en contra de la doctrina del alma inmortal

El alma es mortal, en estos pasajes bíblicos, lo comprobarán:
Gen 2:17    Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás.
 Gen 3:4    Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis.
¿A quiénes ustedes están predicando, la palabra de Dios, que dijo: Morirás, o la palabra de la Serpiente (Satanás), que dijo: No moriréis?

a) “moriréis”… Se refería a la muerte física, y no tiene nada que ver con el alma, porque al alma es eterna. El cuerpo material [heb. basar, carne; gr. sárx, carne, LXX sōma, cuerpo] de carne y sangre [heb. basar wa dam gr. sárx kai haima], cuyos componentes estaban tomados del polvo estaba destinado a ser eterno también, pero con la desobediencia se perdió ese don precioso, Dios le puso límites al cuerpo en cuanto a su existencia en este mundo terrenal pero la sentencia no incluía al alma, ya que ésta fue conservada al ser aliento proveniente de un Dios eterno, en cambio el polvo lo tomó de la tierra, algo que Él había creado (Génesis 2:7).

7 Entonces YHWH Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

(Génesis 2:7, Versión Reina-Valera 1960)

Polvo de la tierra= cuerpo
Sopló en su nariz aliento de vida= ¿De dónde provenía el aliento de vida que se le infundio al ser humano (polvo)?¿Provenía de un Dios eterno o de “un dios mortal”?

b) Se puede decir que Dios ha puesto eternidad en el alma del hombre; note como dice la Biblia: ¨Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin¨ (Eclesiastés 3:11). Entonces el hombre tiene un alma inmortal. Esta parte del hombre, una vez que es hecha por Dios, no muere nunca.

N. B. En hebreo, basar, un cuerpo con vida, gewiyāh, un cadáver.