El Juicio del Gran Trono Blanco

El Juicio del Gran Trono Blanco o llamado también El Juicio Final o Último Juicio es la sentencia final que Dios realizará sobre todos los incrédulos que no nacieron de nuevo renegando a Jesucristo como Su Único Salvador y en el caso de los tiempos pre-cristianos Veterotestamentarios, a los impíos que tuvieron en poco la gracia de Dios que les ofreció perdón de pecados y una transformación radical de una vida de rebelión a una vida de obediencia.

¿Quién será el Juez?
El Juez será el Señor Jesucristo, Hijo Unigénito de Dios Todopoderoso. (s. Juan 5:22-23; s. Juan 5:26-29).

¿Dónde será el Juicio?
En los Cielos (Apocalipsis 20:11-15).

¿Cuáles son las características de este Juicio?
  • El Juicio será de acuerdo a las obras de cada uno. 
  • Será un Juicio imparcial, es decir, no habrá preferencias ante la presencia del justo Juez y no habrá consideraciones de ningún tipo.
  • Será un Juicio de alcance Universal, o sea, comparecerán los que murieron en el mar, los que están en los sepulcros, los que están en el Hades.
  • Será un Juicio sin misericordia.

¿Qué pasa con las personas (en zonas marginadas, islas o bosques aislados) y las culturas pre-Cristianas (como los mayas, aztecas, incas, etc...) que nunca alcanzaron a escuchar del Evangelio? ¿Serán juzgadas sin Ley o serán absueltos de todo juicio? ¿O tendrán otras oportunidades como declaran las sectas heréticas?

Algunas personas creen que todo aquel que NUNCA escuchó hablar sobre la obra redentora de Jesús, por lo tanto no tuvo la oportunidad de escoger o rechazar a Jesús será juzgada según su conocimiento de lo bueno y lo malo. Así lo dice la Biblia. Sera juzgado por su conciencia.

12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados...

(Romanos 2:12, Versión Reina-Valera 1960)

15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos...

(Romanos 2:15, Versión Reina-Valera 1960)

Hay un asunto crucial en esto a analizar, ello es que las personas que nunca han oído el Evangelio estén buscando a Dios, buscando la verdad, y prácticamente rogando por alguien que venga a traerles el mensaje de salvación. El problema con esta suposición, es que las Escrituras declaran exactamente lo opuesto. Romanos 3:11-12 dice:

No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”

De acuerdo a la Escritura, la gente toma el conocimiento de Dios, el cual está disponible a través de la revelación general, y lo pervierte a su gusto. Romanos 1:21-23 declara:

Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles

De acuerdo a la Escritura, el “estado” de aquellos sin Dios, no es uno que busque la salvación, sino más bien uno de rebeldía, tinieblas e idolatría, tal como lo hicieron nuestros pueblos antepasados con sus sacrificios humanos (asesinatos) y orgías (festines y depravaciones sexuales) en honor a sus dioses falsos hechos de piedra o madera (Romanos 1:25).

Toda la gente es responsable ante Dios, ya sea que hayan o no “escuchado acerca de Él.” La Biblia nos dice que Dios se ha revelado claramente a Sí mismo en la naturaleza (Romanos 1:20) y en el corazón de la gente (Eclesiastés 3:11). El problema es que la raza humana es pecadora; todos nosotros rechazamos este conocimiento de Dios y nos rebelamos contra Él (Romanos 1:21-23). Aparte de la gracia de Dios, Dios nos concedió, sobre los pecaminosos deseos de nuestro corazón, la visión de descubrir lo inútil y miserable que es nuestra vida apartados de Él. Esto lo hace para aquellos que lo rechazan (Romanos 1:24,32).

¡No hay 2das. oportunidades!, éstas son mentiras de las sectas heréticas, claramente dice Hebreos 9:27:

27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.

¿Es posible acaso que haya algún justo de la antigüedad (a parte de los santos  Patriarcas y los justos Veterotestamentarios redimidos) que haya buscado al Único Dios Creador?

, es posible, hubieron personas en todos los continentes en épocas pre-Cristianas que en su corazón buscaron o ansiaron hallar la Verdad y al Dios Todopoderoso y que en esa búsqueda pudieron hallar al Creador (Deuteronomio 4:29 ) en vez de seguir el mal ejemplo de sus tribu o civilizaciones que adoraban a las criaturas, el único detalle es saber quién o quiénes fueron esos afortunados seres humanos, sólo Dios sabe quienes son.