Noviazgo entre un adulto y una menor de edad


Muchas personas adultas preguntan de vez en cuando ¿Existe algún tipo de delito de mi parte por el simple hecho de ser mayor de edad y querer comenzar un simple noviazgo puro sin deseos malintensionados con una menor de edad o no hay ningún delito a perseguir mientras no haya cópula carnal?

Si bien es cierto que no existe en ningún código penal en México ni en el Federal ni en los locales que tipifiquen una relación de noviazgo entre un adulto y una menor de edad como delito, hay que aclarar tajantemente que lo que sí se tipifica como un delito (y grave) es la cópula carnal con un menor de edad, esto es, tener relaciones sexuales (con consentimiento del menor) y se deriva de la siguiente manera:

  • Menor de 14 años, se considera violación (por equiparación), 
  • de 14 años a antes de los 18, se considera estupro (lo cual la ley expone como forma de reparación del daño el matrimonio). 

Ambos casos buscan proteger la inexperiencia sexual del menor (entiéndase masculino o femenino) y la otra persona debe ser mayor de edad.

Un noviazgo consentido entre un adulto y una menor de edad no es delito en sí, pues la característica obligatoria para que se considere un hecho delictivo es que exista cópula carnal (relaciones sexuales).

Sin embargo... Hay que aclarar algunos puntos éticos importantes que limitarían un buen noviazgo de este tipo:

El noviazgo es un compromiso moral, un periodo durante el cual dos personas mantienen una relación amorosa con el objetivo de avanzar en el conocimiento mutuo: a) si el noviazgo resulta satisfactorio para ambos, la pareja terminará casándose. b) En el caso contrario, ambas personas se separarán.

  • Inicio del noviazgo/romance: en esta etapa ambos reconocen que se atraen y deciden iniciar una relación, la cual se vuelve todavía más cercana, llena de detalles, con ciertos límites y donde puede florecer el amor verdadero.
  • Durante el noviazgo existen varias etapas y en alguna de ellas, a pesar de tener buenas intensiones, la carne es débil y las trampas del satanás (el diablo) podría orillar a cambiar el modo de pensar en cuanto al hecho de desear tener copula carnal con la novia/pretendiente.
  • La diferencia de edades hace denotar que la dimensión afectiva, social, intelectual y física continúa desarrollándose, por lo que la identidad personal no está sólida, de alguna manera podría dar la sensación ante la sociedad de estar aprovechándose que en esa edad las niñas/señoritas son aparentemente para los cortejadores, muy "fáciles" de conquistar, y valiéndose de que ellas a esa edad a cualquier poeta le llaman príncipe azul, aunado a que cuando tengan un problema (por berrinches, celos, o simples malosentendidos) o terminen de una manera poco amigable, te puede tratar de perjudicar (argumentando cosas en tu contra), como es común en ese tipo de relaciones.
Además, las señoritas menores de edad, no se mandan solas y sus padres pueden sentir que dicha persona adulta ya formada emocionalmente (o al menos para la sociedad), estaría aprovechando como el adulto que es. Por lo que se recomienda, que ante todo, para evitar primeramente problemas, el pedir permiso a los padres de cortejar a la señorita, por ningún motivo seguir algún juego de mentiras o relaciones a escondidas. 

Si los padres declinan su permiso de cortejarla, lo cual es razonable y comprensible, lo mejor sería esperar a que la jovencita cumpla la mayoría de edad, si es que en verdad ambos están enamorados. En caso de que solo sea una falsa fantasía, la jovencita pensará mejor las cosas y ya conseguirá un novio de su edad y generación. Y el adulto, quizás reflexione y busque pareja con alguien con más madurez.

Otro punto pero no menos importante es el hecho de que no todos los adultos que buscan un noviazgo con una señorita menor de edad tiene buenas intensiones, algunos emocional y psicológicamente hablando, son incompetentes al momento de cortejar a una mujer de su misma edad y generación, por ello recurren a una puberta al cual ven como una novata en el mundo de la conquista. Pero cuando no logra conquistarla por ningún medio, muchas veces usa artimañas valiéndose de su posición jerárquica derivada de sus relaciones laborales, docentes, domésticas o cualquier otra que implique subordinación... Allí es dónde es muy mal visto, ya que falta a toda moral y si es profesionista, a su ética profesional.

Recapitulación:

  • No es delito un noviazgo puro entre un adulto (+18) y una menor de edad (mayor de 16 años obviamente), sin embargo 
  • las bodas (matrimonios) entre adulto y menor de edad no están permitidos en muchos países y debemos de respetar las leyes civiles (Romanos 13:1-2) que están acordes con las Escrituras. 
  • Las relaciones sexuales entre adulto y menor de edad no están permitidas y es un delito y un gran pecado, por cuanto desobedece la ley impuesta por los gobiernos.

Créditos de fotos e imágenes
_______________________

  • Amor adolescente por una persona mayor. vanguardia.com. Miércoles 18 de Enero de 2012 - 12:01 AM. http://www.vanguardia.com/vida-y-estilo/jovenes/139730-amor-adolescente-por-una-persona-mayor