Relaciones sexuales en la vida cristiana


El sostener relaciones sexuales además de ser algo íntimo, nos topamos con 2 funciones extraordinarias de corte espiritual:

El de tener la facultad y posibilidad de fecundar i. e. procrear
El de vencer en cierto modo a la muerte (por medio de la descendencia)Relaciones sexuales en santidad interna.

El encuentro sexual (acto sexual/relaciones sexuales/hacer el amor) debe ser en un momento de santidad, pleno de respeto, con sentido; no simplemente una cópula carnal desenfrenada para satisfacer el impulso de los órganos sexuales (pene y vagina) cuyo máximo y único fin sea el orgasmo, o en el peor de los casos, la simple eyaculación en la vagina dilatada de la mujer.

Puede ser que algunas parejas, tengan reglas especificas de manera implícita para realizar su acto sexual y las mantengan de manera establecida y coordinada por el sentido de respeto entre ambos. Otros quizás no sean tan escrupulosos en estos detalles, pero hay coordinación entre los conyuges.

Gozar el sexo

El deleite y el agasajo durante la realización del acto sexual no es malo, de hecho, la Biblia nos dice:

3 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. 4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. (1ª. Corintios 7:3-5)

Esto ayudará a que uno se deleite en su propio conyuge y no tenga fantasías anormales extramaritales, ni siquiera de pensamiento, al sentirse satisfecho. Asimismo, ponerse de acuerdo para que los 2 no caigan en rutina ni monotonía y así, disfrutar de lo permitido en el acto sexual (caricias, besos, estimulación, excitación al conyuge), pero sin perder de vista su trasfondo sagrado.

No con prostitutas (-os)

Las relaciones sexuales no deben ser con prostitutas o prostitutos. El acto sexual solamente debe ser entre esposo varón y esposa hembra.

1 Corintios 6:15-16, “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.

No autoerotismo

El acto sexual fue creado para que varón y hembra legalmente casados puedan compartir sentimientos y una vida de compañerismo. La masturbación o autoerotismo no cumple dicha función, es más, suele ser visto como un escape a la realidad y sumergirse en un egoísmo, cuyo fin es la búsqueda de placer propio de quien lo practica (autosatisfacción).

Romanos 6:13, “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de Iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.”


Relaciones sexuales
Coito, simple penetración, etc…
Relaciones sexuales en santidad, hacer el amor, realizar el acto sexual
El cuerpo material terrenal se satisface por medio del orgasmo
El cuerpo está feliz. El alma queda igual de vacía.

Intereses y acuerdos egoístas de por medio (Solo llevarla a la cama para demostrar ser un conquistador o solo para arrebatarle la virginidad)
El cuerpo material terrenal se satisface por medio del orgasmo
El cuerpo y el alma se encuentran en armonía absoluta, no solamente el cuerpo
Intereses benévolos (Dar satisfacción a la pareja, lograr que sea feliz)

Cuando te enamoras, lo físico en verdad pasa a segundo término, pues el lenguaje se da entre sus almas. Eso es entregarse en cuerpo y alma completamente.

¿Por qué haces el amor con esa persona? ¿Amas a esa persona, o es un simple deseo carnal, producto de nuestra sencilla percepción visual? Si la amas, eso quiere decir que la aceptas tal y como es, que te gusta como es su cuerpo y su forma de ser.

Cuando hay aceptación, te gusta él/ella al 100% y nada más que esa persona. Haces el amor con esa persona y, por lo tanto, estás viendo a esa persona y piensas en esa persona con sus virtudes y posibles defectos físicos, no piensas ni deberías pensar en ninguna otra. Amas, aceptas y piensas en la persona con la que estás haciendo el amor, no piensas en con quien te gustaría estar haciendo el amor, hay fidelidad en pensamientos. Además, tu meta no es solamente difrutarlo, sino mejor aún, hacer que esa persona lo disfrute.

Cuando hay respeto y se aceptan tal y como son (como 2 personas maduras casadas que deciden hacer el amor) lo hacen de forma natural, sin pudor/pena/vergüenza que les haga bajar la mirada o sentirse tímidos ni verse inferior ante el otro. Ni uno es más ni uno es menos. Nadie lleva el control, nadie es verdugo ni víctima. Ambos gozan nadie sufre.

¿existe respeto entre ambos? Es decir (en el caso de los hombres) ¿la obligas a realizar posturas incomodas o pudorosas para ella? O ¿ambos se coordinan de manera corporal llevados por la pasión a hacer posturas que a ambos le gusten?

Disfrutando del modo permitido (no juguetes sexuales que desvíen la función de ambos géneros, no hacer del uso del morbo o las groserías una situación indispensable para excitarse, no fantasías parafílicas enfermizas).


Créditos de fotos e imágenes
_______________________

  • "Coition of a Hemisected Man and Woman" (c. 1492), an interpretation of what happens inside the body during coitus, by Leonardo da Vinci. By Leonardo da Vinci - http://www.drawingsofleonardo.org, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=59556