Refutando a Rius


En su libro Filosofía para principiantes, Rius dice lo siguiente:

"Un suceso que la filosofía de la época no registró pero que luego tendría graves secuelas fue la aparición del Cristianismo. Sus ingredientes originales fueron un oscuro carpintero, una virgen y un borrico. 

Supuestamente, el cristianismo trata de la Biblia y de Cristo, pero eso es sólo lo que le dicen a los posibles clientes. Surgió el mito, de Moisés, de las parábolas, de hechos de la vida de Jesús y de retazos de filosofía mística de aquí y allá. A diferencia de la filosofía, la religión tenía una respuesta para todo...y por lo común, esa respuesta era Dios. 

El cristianismo tuvo muchos otros rivales aparte del judaísmo. Estaba el culto de Isis, de Mitra, las deidades oficiales y el misticismo órfico. En verdad, bien podría haber desaparecido, como sucedió con tantos otros cultos. En cambio, perduró y perduró. 

Fue San Pablo el que salvó al cristianismo de extinguirse o de seguir siendo otra secta judía más. Combinándola con la filosofía griega, obtuvo una fórmula ganadora. El cristianismo y la filosofía tendrían una íntima y creciente relación por más de un milenio..."

  • ¿Un obscuro carpintero? Si Rius está intentando dudar de la genealogía de Jesucristo, entonces le tendría que recomendar que leyera los Evangelios para que se convenciera un poco y que conozca los orígenes terrenales de Jesucristo, asimismo poder dejarle en claro que 2, 021 años después de su nacimiento, el Señor Jesucristo es muy reconocido en todo el planeta, prueba de ello es la inmensa cantidad de ex-budistas, ex-hinduistas, ex-sintoístas, ex-musulmanes, etc... que se han convertido en masas al judío nacido en Belén que vino a redimir a la humanidad y a reconciliarnos con Dios Padre.
  • Otro detalle, el señor Eduardo del Río "Rius" debería citar cuáles son esos retazos de filosofía mística de aquí y allá que, según él, dieron origen al cristianismo, pues las filosofías griegas (u otras parecidas) no son compatibles con la fe judeocristiana (Colosenses 2:8).
  • No fue san Pablo (o Saulo de Tarso) quien salvó al cristianismo. El cristianismo, ya sea en persecuciones o en medio de miles de cultos paganos, tendría que haber sobrevivido hasta nuestros días por la gracia y misericordia de Dios Todopoderoso, no de ningún hombre en particular (san Mateo 28:20).
  • Ningún Apóstol o cristiano primitivo en su sano juicio aceptaría mezclar la fe cristiana con filosofías paganas (Efesios 5:6-8) pues ¿qué comunión habría entre la fe cristiana que exalta al Dios vivo con filosofías griegas, orientales, etc.. que exaltan el intelecto y esfuerzo humano? (2 Corintios 6:14).

____________

Créditos de fotos e imágenes

  • Del Río, Eduardo (1997). Filosofía para principiantes. Debolsillo.